jueves, 7 de febrero de 2019

Lectura Fácil. Pautas y recomendaciones. UNE 153101:2018 EX

En mayo de 2018 se publicó la norma UNE 153101:2018 EX Lectura Fácil. Pautas y recomendaciones para la elaboración de documentos. El objetivo de este artículo es difundir qué es la Lectura Fácil (LF), a quiénes benefician los textos en Lectura Fácil y cuáles son las características de un texto en Lectura Fácil.

Logo de Lectura Fácil

Índice

Los datos: a quiénes benefician los textos en Lectura Fácil

En el año 2013 la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) publicó los resultados del estudio sobre las competencias básicas de la población adulta (16 a 65 años) en 23 países, lo que se conoce como el informe PISA para adultos [1]. Este informe concluía que somos los penúltimos en comprensión lectora, solo superados por Italia.

Informe PISA para adultos de 16 a 65 años, puntuaciones medias en puntos. En primer lugar Japón con 296 puntos; en penúltimo lugar España con 252 puntos.

- Resultados de comprensión lectora. PISA para adultos, 2013 Imagen de El País-

Se identificaban 6 niveles de comprensión lectora, siendo el "nivel <1" el peor y "nivel 5" el mejor.

El informe señalaba que, en España, un adulto medio puede realizar con soltura tareas lectoras de nivel 2.

Eso implica que a la mayoría de los adultos:

  • le cuesta mucho extraer conclusiones de una lectura,
  • tiene problemas para entender textos densos, como el prospecto de un medicamento,
  • le cuesta interpretar estadísticas sencillas, como las gráficas del recibo de la luz,
  • se pierde en un texto de cierta profundidad y riqueza,
  • le cuesta manejarse en la lectura de textos digitales como los periódicos.

Solo un 5% de los adultos tiene un nivel alto de comprensión lectora (nivel 4-5); y sin embargo hay un porcentaje alto de adultos (un 27%) en los niveles más bajos (<1/1). El nivel de comprensión lectora medio de las personas con un nivel educativo alto está en el nivel 3.

Por niveles de rendimiento en porcentaje. España: nivel más bajo: 7,2%; nivel 1: 20.3 %; nivel 2: 39.1%; nivel 3: 27.8 %; nivel 4: 27,8 %; nivel 5 (el mejor nivel): 4.6; por encima de ese nivel: 0.1%. Son datos peores que los de la UE y la OCDE.

- Resultados de comprensión lectora. PISA para adultos, 2013 Imagen de El País-

Según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) [2] de 2017, en España hay unas 700.000 personas que son analfabetas funcionales, es decir, el 1,7% de la población, con mayor incidencia entre las personas mayores.

El INE contabiliza como analfabetos funcionales aquellas personas que pueden leer y escribir hasta cierto punto, pero no pueden utilizar su capacidad de lectura y escritura eficientemente en situaciones habituales de su vida.

Por otra parte, también hay muchas personas con discapacidad a las que les cuesta comprender textos complejos. Por ejemplo, a las personas con discapacidad cognitiva, neurológica o con dificultades específicas de aprendizaje, como la dislexia. También las personas sordas de nacimiento tienen mayor dificultad para interpretar el lenguaje escrito, puesto que el aprendizaje de la lectura está muy ligado a la audición.

Por supuesto, hay personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que pueden igualar o superar en comprensión lectora los resultados de personas adultas universitarias, como indica el estudio "Informe del Proyecto 'Escalas de competencia lectora ¿Cómo comprendemos lo que leemos?'" (PDF, 2,2MB) de la Universidad Autónoma de Madrid [10]

En España, según los datos del Imserso [3] que recoge datos de personas con una discapacidad reconocida mayor del 33%, hay 277.472 personas con discapacidad intelectual, 535.675 con discapacidad mental y 187.178 con discapacidad auditiva.

Tabla de personas con grado de discapacidad reconocida igual o superior al 33%. Discapacidad intelectual 277.472 personas; mental 535.675 personas; auditiva 187.178 personas. En total 3.327.436 personas. Tabla completa en la fuente original en el pie de foto.

- Base estatal de datos de personas con valoración del grado de discapacidad, 2016 -

Para conocer datos más concretos sobre las personas con discapacidad auditiva, se puede consultar la Encuesta sobre Discapacidades, Autonomía personal y situaciones de Dependencia del INE de 2008 [4] que recogía datos sobre el número de personas "con discapacidades de audición que utilizan la lengua de signos". Esta encuesta indicaba que eran 13.274 personas mayores de seis años de edad. Los estudios realizados por la European Union of the Deaf (EUD) y por De Wit (2008) [5], con datos de la CNSE (Confederación Estatal de Personas Sordas) y FILSE (Federación Española de Intérpretes de Lengua de Signos y Guías Intérpretes) suben este número a 120.000 - 150.000 personas sordas usuarias de lengua de signos en España.

Por otro lado, se estima que un 10-17% de la población tiene algún grado de dislexia [6], aunque parte de ella lo desconozca. La dislexia constituye el 80% de los diagnósticos de trastornos del aprendizaje. Según el Instituto Nacional de Estadística hay 700.000 niños con dislexia en las aulas en España [7].

La dislexia se caracteriza por la dificultad en la precisión y fluidez del reconocimiento de palabras escritas, y en un déficit en las habilidades de decodificación lectora y deletreo. Esto supone dificultad para seguir la lectura, y en muchos casos dificultades en la comprensión lectora y el incremento del vocabulario.

Lectura fácil personas a las que beneficia: dicapacidad intelectual, analfabetas funcionales, no hablan el idioma, autistas, con trastornos de la actividades y la atención, con afasia, con dislexia, personas mayores, personas sordas antes de aprender a hablar o sordociegas.

- Esquema de las personas con discapacidad a las que benefician los textos en Lectura Fácil. Fuente labroma.org-

Tampoco podemos olvidar que hay muchos contextos en los cuales cualquier persona tendrá problemas para comprender textos complejos:

  • Si leo un texto en una lengua que no es la mía.
  • Si leo un texto en un entorno ruidoso, en movimiento (en el autobús), en una pantalla pequeña, etc.
  • Si leo un texto muy técnico o para un nivel educativo superior al mío.
  • Si leo un texto cuando estoy cansada o me duele la cabeza.

En resumen, en España:

  • a la mayoría de la población adulta le cuesta entender textos densos o extraer conclusiones de una lectura,
  • el 1,7% de la población es analfabeta funcional, con mayor incidencia en personas mayores,
  • hay más de 120.000 personas sordas usuarias de la Lengua de Signos,
  • hay 277.472 personas con una discapacidad intelectual y 535.675 con una discapacidad mental (reconocida mayor del 33%),
  • se estima que un 10-17% de la población tiene algún grado de dislexia.

Otras personas con discapacidad también se benefician de los textos fáciles de leer, como las personas con afasia, autismo, trastornos de la actividad y la atención, o las personas sordociegas.

Además, hay muchos contextos en los cuales cualquier persona tendrá problemas para comprender textos complejos: si están en un ambiente ruidoso, si el idioma del texto no es su lengua no materna, si el texto es muy técnico, si tiene una indisposición pasajera como un dolor la cabeza...

En resumen, un texto fácil de leer nos beneficia a todos.

Qué es la Lectura Fácil (LF)

La Lectura Fácil es una forma de escribir que hace la información más sencilla para las personas con dificultades de comprensión lectora.

Los textos en Lectura Fácil son textos que se adaptan para permitir una lectura y una comprensión más sencilla, puesto que la lectura fácil abarca no solo el lenguaje y el contenido (incluidas las ilustraciones), sino también la presentación o maquetación del texto.

Aunque los textos se adaptan, siguen transmitiendo las ideas fundamentales y, a la vez, mantienen la atmósfera y el sentimiento del texto original.

Texto en Lectura Fácil: imágenes descriptivas que concuerdan con el texto; textos en bandera; líneas que respetan las unidades sintácticas de los textos; márgenes amplios e interlineado generoso

- Ejemplo de maquetación de un texto en Lectura Fácil. Fuente Asociación de Lectura Fácil -

Primera página de El Quijote en fácil lectura. Se puede consultar el original a continuación en el pie de foto.

- Ejemplo de adaptación del léxico y la gramática de El Quijote en Lectura Fácil (PDF, 1.4 MB)

Se pueden definir diferentes niveles de adaptación.

La IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas) distingue:

  • nivel I (más sencillo): con muchas ilustraciones y poco texto, con una complejidad sintáctica y lingüística baja;
  • nivel II: incluye vocabulario y expresiones de la vida cotidiana, acciones fáciles de seguir e ilustraciones;
  • nivel III (el más complejo): con texto más largo, con algunas palabras poco usuales y a veces con sentido figurado, con saltos espacio-temporales y muy pocas ilustraciones.

La clasificación se ha hecho en otros casos en base a:

  • el léxico: número de palabras utilizadas y su frecuencia de uso en español,
  • el nivel de complejidad gramatical y de discurso, de acuerdo a los niveles de referencia del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas y en el Plan Curricular del Instituto Cervantes (PCIC)" [8].

Se definen tres niveles (inicial, intermedio y avanzado) según el léxico y la gramática. Se puede acceder al contenido accesible del esquema en la fuente original enlazada a continuación en el pie de la imagen.

- Niveles de la colección "Textos de literatura hispánica de fácil lectura". Fuente: Lectura fácil: Métodos de redacción y evaluación, pág. 13, Oscar García Muñoz -

Algunos recursos para seleccionar un léxico sencillo son:

Actualmente se pueden encontrar adaptaciones de Lectura Fácil en diferentes ámbitos:

Noticia relacionada: La Junta de Extremadura adaptará a 'Fácil lectura' sus contenidos informativos e institucionales.

En gov.uk podemos consultar la guía del Departamento de Salud del Gobierno británico "Making written information easier to understand for people with learning disabilities" [9] donde se incluye un cuestionario para ayudar a decidir si aplicar la Lectura Fácil para transmitir un mensaje.

Antes de encargar a un proveedor que cree información en Lectura Fácil, es útil responder a algunas preguntas clave que le ayudarán a pensar sobre lo que quiere y por qué.

¿Por qué quiere producir información en Lectura Fácil?

  • ¿Qué quiere contar a las personas con dificultades lectoras?
  • ¿Necesitan conocer esta información las personas con dificultades lectoras?
  • ¿Quiere implicar a personas con dificultades lectoras en una consulta?
  • ¿Va a consultarles sobre una política o proyecto que afecte a sus vidas?

¿Para quién es exactamente el texto en Lectura Fácil?

  • ¿Debe llegar la información a personas en una reunión específica donde todos se pueden conocer y tener una comprensión común de los asuntos fundamentales?
  • ¿Es información para un gran grupo de gente de todo el país?
  • ¿Conoce ya las necesidades de comunicación del público objetivo?

¿Cómo utilizarán la información las personas con dificultades lectoras?

  • ¿Lo leerán una sola vez (por ejemplo, una agenda para una reunión específica)?
  • ¿Lo guardarán durante un tiempo y volverán a consultarlo (por ejemplo, un documento o guía que les ayude a tomar una decisión)?

¿Es la Lectura Fácil el formato más apropiado para la ocasión?

  • ¿Es la Lectura Fácil el mejor medio de comunicación para su mensaje o información?

Traducción de Lectura fácil: Métodos de redacción y evaluación, Oscar García Muñoz.

Norma UNE 153101:2018 EX Lectura Fácil. Pautas y recomendaciones para la elaboración de documentos

En junio de 2018 se publicó la Norma UNE 153101:2018 EX Lectura Fácil. Pautas y recomendaciones para la elaboración de documentos que especifica las pautas para la adaptación, creación y validación de documentos en Lectura Fácil.

El objetivo de la norma es ayudar y guiar en la creación y adaptación de documentos de calidad en Lectura Fácil, documentos dirigidos, como hemos visto, a un público muy amplio que por diferentes circunstancias tiene dificultades lectoras.

El documento recoge la experiencia acumulada de los profesionales expertos en la aplicación del método, así como los aportes de profesionales de diferentes disciplinas y ámbitos de trabajo: universidades, expertos en la lengua española, logopedas, profesionales de atención a personas con dificultades de lenguaje de diferentes colectivos, etc. Un equipo interdisciplinar que ha abordado el contenido de la norma desde diferentes perspectivas y en consenso.

La norma recoge las recomendaciones tanto para la redacción del texto como para el diseño del documento. Además, para ilustrar y clarificar cada una de esas pautas o recomendaciones, se han añadido diversos ejemplos que ayudan a comprender mejor su aplicación.

El proceso tiene dos fases: la fase de adaptación y de validación. La norma incluye un anexo informativo con ejemplos de actividades para la fase de validación, que es una fase fundamental del proceso y a la que se dedica buena parte del contenido de la norma.

Fase adaptación: documento original, adaptación realizada por el adaptador con la participación del diseñador/maquetador y primer borrador del documento en Lectura Fácil. Fase de validación: validación realizada por los validadores y coordinada por el dinamizador; informe de validación realizado por el dinamizador con las aportaciones del grupo de validadores; proceso iterativo de nuevos borradores en base a las comprobaciones realizadas por los validadores coordinadas por el dinamizador hasta el borrador final.

- Proceso de adaptación de un documento a Lectura Fácil. Fuente: revista.une.org

Los materiales de referencia más importantes antes de la norma han sido:

Es importante señalar que todos ellos insisten en que las pautas no deben considerarse de forma dogmática en su aplicación, sino que es preferible la flexibilidad según el tipo de texto, el público al que se dirige y la creatividad del autor.

La pauta "3.1.5 Nivel de lectura" (AAA) de las WCAG dice cuando un texto requiere un nivel de lectura más avanzado que el nivel mínimo de educación secundaria una vez que se han eliminado nombres propios y títulos, se proporciona un contenido suplementario o una versión que no requiere un nivel de lectura mayor a ese nivel educativo.

El nivel de educación al que hace referencia este criterio de conformidad es de entre 7 y 9 años de escolarización, es decir, el Lower secondary education según el Estándar Internacional de Clasificación de la Educación de la UNESCO. Según la clasificación de la educación en España, se corresponde con un nivel de educación entre 1º y 3º de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

Una de las técnicas suficientes para cumplir con este criterio es ofrecer una versión en Lectura Fácil (técnica G153)

Características de los textos en Lectura Fácil

Según la Norma UNE 153101:2018 EX Lectura Fácil.

Vocabulario

  • Utiliza palabras sencillas y habituales. Evita las palabras abstractas, muy largas o con sílabas difíciles. Evita frases hechas, refranes, ironías y metáforas.
  • Utiliza palabras adecuadas para los lectores del documento.
  • Si necesitas usar palabras difíciles, utiliza glosas y glosarios para explicarlas.
  • Si usas palabras con varios significados que suenan igual que otra palabra, asegúrate de que el contexto las explique.
  • Evita palabras que acaban en “mente”.
  • Evita las palabras que exageran y terminan en “isimo”.
  • Evita las palabras de otro idioma a menos que sean muy conocidas.
  • Evita las abreviaturas.
  • Evita las siglas, a menos que sean muy conocidas y las expliques.
  • Utiliza la misma palabra para describir el mismo objeto o cosa en todo el documento.
  • Evita las palabras que no tienen un significado claro.
  • Escribe los números en cifras. Los números muy grandes son difíciles de leer y puedes escribirlos en letra, intenta explicarlos con ejemplos como comparaciones.
  • Evita los números ordinales.
  • Evita las fracciones y los porcentajes. Utiliza ideas más fáciles de imaginar.
  • Evita los números romanos. Si tienes que usarlos, explícalos.
  • Separa los números de teléfono en números más pequeños.
  • Escribe las fechas completas. Añadir el día de la semana ayuda a que sea más fácil de entender.
  • Evita escribir las horas en formato 24 horas.

Signos de puntuación

  • Evita escribir palabras o frases enteras con letras mayúsculas.
  • Utiliza los 2 puntos delante de una lista con más de 3 palabras o frases.
  • Evita signos raros y poco habituales. Como ( ) % & … ; “ ”
  • Evita la palabra etcétera, puedes utilizar otras palabras como "muchos más" o "y otros".

Frases

  • Utiliza frases sencillas y cortas. Intenta que una frase ocupe una línea. Escribe una idea por frase. Si tienes que usar frases largas, corta la frase donde las personas se pararán a leerla.
  • Ten cuidado con las órdenes. Asegúrate de que está claro a quién se dirigen.
  • Deja claro sobre quién escribes. Utiliza palabras como tú, yo, ellos, usted o el nombre de las personas de tu historia.
  • Utiliza verbos simples y evita la voz pasiva. Puedes utilizar el presente para hacer los verbos más sencillos.
  • Evita los gerundios.
  • Evita usar 2 o más verbos juntos.
  • Siempre que puedas, utiliza frases positivas en vez de frases negativas. Evita 2 frases negativas juntas.
  • Evita las explicaciones con comas dentro de una frase.

Organizar el texto

  • Escribe toda la información necesaria. Evita que el lector tenga que imaginar información. Evita poner más información de la necesaria y hacer textos demasiado largos.
  • Organiza la información en el tiempo. Explica primero lo que sucede al principio y sigue la historia en orden. Para hacerlo más claro, puedes utilizar palabras como: antes, después o siguiente.
  • Dirígete al lector y habla con él siempre que puedas.
  • Pon junta la información sobre el mismo tema y organiza los temas con espacios en blanco entre las frases.
  • Utiliza títulos que expliquen de qué habla el documento.
  • Organiza las listas con viñetas.
  • Escribe los diálogos al estilo teatral. Es decir, con un guion. Asegúrate de dejar claro quién habla.

Presentación del documento

  • Divide el texto en capítulos y apartados. Evita dividir todo el documento en apartados muy pequeños.
  • Empieza cada capítulo en una página nueva.
  • Evita escribir en vertical.
  • Intenta que las líneas acaben en el mismo sitio más o menos.
  • Utiliza un interlineado 1,5 como mínimo. Utiliza márgenes amplios también.
  • Utiliza un tipo de letra sin adornos (sin serifa o sin remate).
  • Evita las letras con adornos, en cursiva, subrayadas, con sombras, o que no se leen bien.
  • Utiliza un tamaño de letra Arial 14 como mínimo. El tamaño puede ser diferente según el tipo de letra.
  • Utiliza un color de letra que se vea bien sobre el fondo de la hoja.
  • Evita justificar el texto y escribir en columnas. Es mejor alinear las frases a la izquierda que en el centro o a la derecha de la página.
  • Nunca separes una palabra con un guion entre 2 líneas.
  • Cuando no queda claro dónde termina el texto, indica que el texto continúa en la siguiente página.
  • Pon números a las páginas. Pon el número de página más grande que el texto. Ponlo en un lugar que se vea bien y siempre en el mismo sitio de la página.
  • Diferencia los títulos del texto. Puedes utilizar tamaños o colores diferentes.
  • Puedes utilizar negrita para señalar las palabras que explicas en glosas.
  • Evita escribir sobre imágenes y fondos con varios colores y tonos.
  • Si el documento tiene partes que no están en Lectura Fácil, avisa al lector.
  • Elige cómo vas a colocar las páginas de tu documento: horizontales o verticales. Colócalas todas igual.

Imágenes

  • Utiliza imágenes claras y concretas, sin muchos elementos. Asegúrate de que tienen calidad y se ven bien. Intenta usarlas en color.
  • Coloca las imágenes encima o a la izquierda del texto al que acompañan. Colócalas cerca del texto pero asegúrate de que no dificultan la lectura. Evita colocarlas detrás del texto.
  • Utiliza la misma imagen en todo el documento para representar la misma idea.
  • No pongas información sobre derechos de uso al lado de la imagen. Si la imagen necesita una explicación, escríbela en Lectura Fácil.

El índice

  • Utiliza las demás pautas de Lectura Fácil para escribir el índice.
  • Coloca el índice al principio de tu documento.
  • Deja claro en qué página está cada apartado. Puedes utilizar rayas.

Glosas

  • Utiliza las glosas para explicar palabras difíciles que son importantes usar en tu documento.
  • Coloca la glosa la primera vez que se utiliza la palabra difícil en tu documento.
  • Pon la glosa lo más cerca posible de la palabra difícil que explica. Asegúrate de que la glosa está en la misma página que la palabra que explica.
  • Sigue las demás pautas de Lectura Fácil para escribir las glosas.
  • Señala la palabra difícil en negrita en el texto y en la glosa. Diferencia la palabra difícil de la explicación. Puedes escribir la palabra en una línea y la explicación en otras.

Glosario

  • Utiliza un glosario para explicar palabras cuando el lector necesita conocerlas antes de leer el documento. Recuerda que el glosario no es un resumen de todas las glosas del documento.
  • Coloca el glosario al principio del documento.
  • Sigue las demás pautas de Lectura Fácil para escribir el glosario.
  • No es necesario utilizar la palabra glosario. La palabra glosario es difícil para muchas personas. Puedes utilizar un título como "Diccionario" o "Palabras importantes que tienes que conocer".
  • Coloca las palabras del glosario en orden alfabético.
  • Separa la palabra de su explicación. Puedes escribirla en negrita. Utiliza el diseño.
  • Utiliza ejemplos para explicar las palabras difíciles.

Ejercicios y actividades

  • Incluye ejercicios de memoria y para trabajar sobre el texto.
  • Sigue las demás pautas de Lectura Fácil para escribir estos ejercicios y actividades.

Resúmenes y repeticiones

  • Utiliza resúmenes en documentos muy largos. Repite la información importante cuando el lector necesite recordarla.
  • Sigue las demás pautas de Lectura Fácil para escribir los resúmenes y repeticiones.
  • Coloca los resúmenes al final del apartado que resume.
  • Ayuda al lector a distinguir el texto principal del resumen o el recuerda. Puedes utilizar colores, formas, cuadros, rayas y otras cosas que se te ocurran.

Mapas y planos

  • Sigue las demás pautas de Lectura Fácil para hacer los mapas y planos.
  • Pon un título o una explicación del mapa para que el lector sepa sobre qué va.
  • Marca itinerarios y caminos claros.
  • Señala lo que el lector tiene que encontrar y los lugares importantes. Puedes utilizar fotografías reales de espacios y elementos muy conocidos.
  • Coloca una leyenda para explicar cómo hay que leer el mapa.

Gráficos

  • Sigue las demás pautas de Lectura Fácil para hacer los gráficos.
  • Pon un título o una explicación del gráfico para que el lector sepa sobre qué va.
  • Coloca una leyenda para explicar cómo hay que leer el gráfico.
  • En un gráfico, explica solo 2 elementos. Si tienes más información, puedes hacer más gráficos.

Recursos de interés

Referencias