miércoles, 15 de febrero de 2012

Actitudes y aptitudes de un arquitecto de información

A raíz del artículo Arquitectura de información. Fundamentos me preguntaron cuáles eran los conocimientos o estudios que cualificaban a un arquitecto de información.

Sin embargo creo que lo que cualifica a un arquitecto de información no se limita a unos conocimientos teóricos y metodológicos, aunque evidentemente son importantes, sino que tiene mucho ver con una serie de actitudes y aptitudes.

En este artículo hago una reflexión personal sobre cuáles son esas actitudes y aptitudes que aprecio en las personas con las que he ido trabajando a lo largo de los años, y que son extensibles en realidad a cualquier profesional.

Experiencia

Es innegable que el número y complejidad de los proyectos en los que haya participado anteriormente le permitirán acometer con más garantías de éxito la arquitectura de información de un nuevo sitio.

Capacidad de autocrítica

Sin embargo, la experiencia, si no va acompañada de capacidad de autocrítica, tampoco asegura la calidad del resultado, pues posiblemente se cometerá en el siguiente portal los mismos errores que en los anteriores.

Ser conscientes de que no se sabe todo, ciertas dosis de humildad, aceptar y analizar las críticas que se reciben, aprender de los errores y de los demás, son actitudes importantes. Se agradece trabajar con personas con capacidad de autocrítica, que saben decir "esto no lo sé" o "estaba equivocado".

Por algo dicen que un experto es el que ha cometido todos los errores que podía cometer y ha sabido ver en cada fracaso aquello que debía aprender. Quizás es un poco exagerado, pero la verdad es que la teoría es una cosa y la práctica otra, y hay cosas que sólo se aprenden después de haberte equivocado.

Capacidad de autoaprendizaje

Si se agradece trabajar con gente que reconoce no saber algo, se agradece más todavía trabajar con gente que a los dos días ya se ha convertido en un experto de aquello que desconocía.

Todos hemos sido en gran medida autodidactas. Por eso me parece importante que seamos generosos con nuestros conocimientos y los compartamos, porque todos hemos aprendido de los demás.

A lo largo de los años he comprobado que los mejores profesionales no eran obligatoriamente los que mejor formación y más títulos tenían, sino los que más ansias de aprender demostraban, los que si les preguntabas algo que no sabían a la semana siguiente parecían un gurú del tema.

Y esa disposición creo que es directamente proporcional al entusiasmo que te despierta tu trabajo y que suele ser contagiosa. Para mí friki nunca ha sido un término peyorativo, soy bastante friki y me encanta trabajar con otros.

Actitud positiva y constructiva

Nuestro trabajo no es criticar. Comentarios del estilo “¿pero cómo os han hecho esto?”, “fíjate en eso, qué desastre” están fuera de lugar. Desconfío mucho de los que toman este tipo de actitudes.

Nuestro trabajo es detectar las fortalezas y debilidades de un portal para afrontar su mejora, de forma positiva y constructiva. Detectamos un problema, explicamos por qué es un problema y cómo lo vamos a solucionar, pero no nos cebamos con él.

Por otro lado, defendemos nuestro trabajo, explicamos y argumentamos el porqué de nuestras decisiones, pero no nos atrincheramos en ellas. Desconfío también de las actitudes intransigentes. Para ello hay que ser tolerante a la frustración. Si el cliente se empeña en algo, le explicamos los contras; si aún así lo sigue queriendo, le enseñamos alternativas; si sigue empeñado, buscamos la mejor manera de abordarlo, pues dentro de nuestras funciones está equilibrar lo que el cliente quiere y lo que los usuarios necesitan.

… y si no se despotrica de todo ello en Twitter mejor, no me parece muy profesional, supongo que a nuestros clientes aún menos.

Saber preguntar pero sobre todo saber escuchar

Durante la fase de análisis debemos recabar mucha información y es importante saber hacer las preguntas adecuadas para lograrlo, pero es mucho más importante saber escuchar y dejar de lado las ideas preconcebidas.

Toda la información que puedes lograr sobre el sector, la empresa, su funcionamiento o sus expectativas y frustraciones respecto a la web las conseguirás conversando y estableciendo un clima distendido y de confianza, y, como ya he dicho, siendo cercano, positivo y constructivo.

Para ello es importante saber escuchar, hacer una escucha activa, lo que te están diciendo, cómo te lo están diciendo y qué es lo que están intentando transmitir. Posiblemente tú sabes mucho de arquitectura de información, pero tu interlocutor sabe más que tú de su sector, de su empresa y de lo que quieren, algo en lo que necesitas hacerte un experto en un tiempo record: escucha.

Capacidad de trabajo en equipo

Si la arquitectura de información la realiza el arquitecto de información con el cliente, sin contar con nadie más, malo. Y más malo aún si no documenta su trabajo.

Es muy importante comunicarlo a todos los implicados (diseñadores gráficos, desarrolladores, autores de contenido, etc.), venderlo internamente, a tu equipo y al cliente, porque necesitamos que todos colaboren y confíen en el trabajo que vas a hacer y los beneficios que este reportará al proyecto.

No puedes trabajar al margen del resto del equipo. He visto proyectos en los que el arquitecto de información ha sido innacesible y su trabajo completamente opaco para el resto del equipo, dificultando y lastrando sobremanera la labor de los que intentábamos comprender, interpretar y desarrollar sus decisiones que además no estaban correctamente documentadas.

No sólo debemos investigar, analizar, diseñar, evaluar y preparar entregables, debemos estar en comunicación constante con el equipo e implicarlo en nuestro trabajo.

Para ello hay que ser cercano, saber transmitir y presentar tu trabajo y cómo se integra en el proyecto, así como documentarlo para los demás.

Detallista, pero no perfeccionista

En nuestro trabajo los detalles importan, e importan mucho. Sin embargo, no hay que confundir ser cuidadoso y detallista para lograr un trabajo bien hecho, con el perfeccionismo. Cuando te empeñas en buscar lo perfecto sueles perder la perspectiva de lo que es lo bueno y lo necesario.

Capacidad de análisis, síntesis, ordenación y estructuración

Especialmente crítica en proyectos de gran envergadura, como por ejemplo diseñar la arquitectura de información de un portal de miles de páginas y decenas de subportales como puede ser el de una universidad. Supone analizar, asimilar, comprender, sintetizar, organizar y estructurar cantidades ingentes de información.

Creo por tanto que son aptitudes, junto con la capacidad de concentración y autodisciplina, imprescindibles.

Para un proyecto de ese tipo me gustaría contar con alguien que pueda leer un libro en dos días y sintetizarlo y esquematizarlo en medio.

Habilidades lingüísticas

La habilidad para la expresión escrita no sólo es importante a la hora de redactar la presentación y documentación de nuestro trabajo.

Parte de nuestra labor consiste en organizar contenidos, agruparlos por tipo, categorizarlos, etiquetarlos, buscar literales adecuados, establecer relaciones semánticas, lidiar con la sinonimia, la polisemia y la ambigüedad en general del lenguaje, difícil de acometer sin competencias lingüísticas.




Igual a vosotros se os ocurren más cosas que añadir a esta carta a los Reyes Magos.

6 comentarios :
Mirulu (www.mirulu.com) dijo...

Hola,

… De friki a friki :-/ …

Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices, no sabes cuanto . Quizá añadiría dosis de paciencia extrema para algunos clientes “expertos en todo, pero en todo eh!!”, aunque bueno, al final “quien paga manda quiera lo que quiera”.

No estoy del todo de acuerdo con lo de NO despotricar en twiter (si el fondo). A mi en algunas ocasiones - siempre manteniendo el anonimato del cliente - me a servido como desahogo poder gritar perlas de algunos clientes, sobretodo cuando dichas perlas verbales atacan directamente a tu profesionalidad.

Saludos!!

Alex Lillo dijo...

Ser capaz de solucionar problemas.

Mucha gente lo unico que sabe hacer en el trabajo es crear problemas (a veces de la nada). Nuestra actitud por el contrario debe ser la de conciliar y solucionarlos.

Marian Ballarin dijo...

Fantastico, y te diria mas ... Todas las cualidades que nombras son necesarias para trabajar en muchos otros ambitos ...

Un abrazo

Olga Carreras dijo...

Qué bueno verte por aquí Mariam! Precisamente eres una de esas personas con las que ha sido un gustazo trabajar :)

Marian Ballarin dijo...

te sigo con interes, por cultura general tu reader está entre mis imprescindibles :) ...

un abrazo,

marian

Anna Ripoll dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Olga. Según mi experiencia, creo que es especialmente importante la cualidad de ser flexible, tener mucha paciencia, la empatía y como ya habéis apuntado la capacidad de solucionar problemas o de prevenirlos (gracias a la experiencia en otros proyectos).

Por cierto, recomendaré este post a mis alumnos de AI de la UOC, seguro que les va a encantar! :-)

Publicar un comentario en la entrada